Lo que el viento se llevó: Maratón de Nueva York 2014

6:00h Suena el despertador, me levanto y mientras empiezo a vestirme para ‘la gala’ enciendo la tele. Una reportera de FOX la va a correr y ya está en la salida, en  Fort Wadsworth,  Stanten Island.  La tía está envuelta en ropa y casi no se la oye de las ráfagas de viento. No paran de decir que hoy será un día de extraordinario viento. Vale, bieeen, yo que venía tan contenta por correr con frío, no contaba con esa posibilidad. Tras la semana de Lanzarote, tenía muy claro que viento es tan enemigo como Lorenzo. Me desanimé un poco pero pensé, bueno, ya está, da igual, estoy aquí y haré lo que pueda. Qué más da, vas a correr el Maratón de Nueva York. Concéntrate en eso y Adelante Bonaparte, que vamos tarde.

Relleno la bolsa oficial [si, la bolsa oficial porque no puedes entrar en el ‘fuerte’ con cualquier mochila o bolsa, tiene que ser una transparente que te dan en la feria del corredor] con plátanos e isotónica y tras pasar por el desayuno mierder del hotel donde pegué un sorbo a un café aguachurri y a un bagel, me fuí para el metro prácticamente en ayunas. Con el tiempo que tenía hasta la salida y sabedora de la cantidad de avituallamiento que hay en la salida, no era necesario forzar la ingesta de nada a esas horas en las que mi estómago no estaba cerrado, lo siguiente.

6:40h Aquí estamos, esperando el metro.

IMG_7320

En el andén me siento al lado de una chica que también está sola y claramente, va a correr. Entramos al metro y ella se sienta a mi lado. Finalmente empezamos a hablar, se llama Jaquie y es canadiense, ha venido con una amiga que tenía la salida antes. Así que el rato en metro vamos charlando, ella está preocupada por ir en dirección correcta. La tranquilizo, hice este mismo recorrido ayer. Tenemos el mismo horario de ferry así que decidimos ir juntas.

IMG_7323

IMG_7324

7: 15h  Llegamos a South Ferry Whitehall y aquello está llenísimo de gente, a diferencia del día anterior no llueve pero hace un frío polar.

IMG_7329

IMG_7330

Le dejo mis cosas a Jaquie y me voy a por un café, que ya es hora. La gente se va posicionando de forma borreguil cada vez que se abre una puerta para embarcar, van saliendo los ferries y la gente se mueve de un lado a otro. Nosotras no. Mientras todos corren hacia una puerta, dejan la otra libre. Se van alternando pardillos! Así que nos colocamos con facilidad en primera fila para embarcar en el siguiente. Por cierto, nadie valida que cojas el ferry que te toca, así que si vas antes o después, no pasa nada.

Una vez en el ferry, cogemos posición pero rápidamente perderemos las vistas por la cantidad de corredores por todas partes pero aún así, pude hacer alguna foto…

IMG_7341

IMG_7342

Durante el trayecto en ferry, los voluntarios se iban paseando comprobando que nadie llevara ninguna bolsa ‘no oficial’.

IMG_7347

IMG_7348

8:15h Después de un gélido trayecto de unos 30′, llegamos a Stanten Island. Salimos del ferry en bandada y nuevamente ondonadas de corredores buscando la salida y el camino hasta los buses lanzadera que nos llevarán a la salida.

IMG_7350

IMG_7352

IMG_7355

IMG_7356

IMG_7357

IMG_7359

IMG_7362

Unos 15′ haciendo fila desde la salida de la terminal del ferry hasta subir al autobus con un viento huracanado que empieza a ser premonitorio de lo que va a ser el día.

8.30h nos montamos en el autobús, última etapa para empezar! Media hora de trayecto hasta Fort Wadsworth, el fuerte, vamos.  Empezamos con los controles de seguridad.

IMG_7369

IMG_7373

IMG_7376

IMG_7377

9:15h una vez pasados los controles, hay una especie de cruce donde los voluntarios te indican según tu color de dorsal, cual es tu zona de espera. Hay 3 grupos para cada salida: azul, verde y naranaja. Y en cada salida hay 6 cajones. La ultraorganización! Topamos con una señora muy simpática que resulta que es de SITGES! y lleva mil años en los EEUU casada con un americano, más maja y que tranquila me quedo de que he entendido absolutamente todas las indicaciones jejeje

Jaquie y yo no teníamos el mismo cajón pues ella salía 15′ antes que yo pero sí el mismo color, así que pudimos estar acompañándonos hasta el final, porque era un poco esa sensación de ir al paredón como nunca. Fuimos repasando los puestos de avituallamiento… café, bagels, fruta, agua, isotónica…hasta geles regalaban.

IMG_7381

IMG_7382

IMG_7391

IMG_7392

Cuando faltaba media hora para su salida, Jaquie se fue y me quede dando vueltas por no estar parada porque era totalmente imposible permanecer estático en ninguna parte. Finalmente me dirigí a la única carpa para colocarme el dorsal, y como ya sólo quedábamos los de la última ola, estaba un poco más habitable, por decir algo. Os juro que vi gente con mono de esquí completo. Gente durmiendo en sacos en el suelo. Increíble.

IMG_7388

IMG_7395

10.15h qué aburrimiento, qué frío… van a abrir los cajones, me voy para allí. Unas cuantas veces al baño, que el frío es lo que tiene.

IMG_7399

10.40h Por fin abren el cajón! Venga me voy a colocar por delante a ver si encuentro un hueco entre gentío para no congelarme.

IMG_7402

IMG_7409

 10.45h Bueno, va siendo hora de quitarme ropa, forro polar y mallas largas  (MALDITA LA HORA) al montón de la ropa para la Charity. El gorro no, el gorro ya lo tiraré luego que por ahora no sobra. De hecho el gorro llegará conmigo hasta el hotel sin menearse, pero eso en ese momento, no lo sabía.

IMG_7411

De repente la gente se empieza a mover, ostras que me meo otra vez, en pleno cajón con la gente en movimiento entro corriendo a un lavabo portátil. Salgo y empiezo a trotar hacia adelante. No tengo muy claro exactamente cuando hay que empezar a correr de verdad porque hay tanta gente y no se ve ningún arco…

IMG_7415

Pero hay una seña inequívoca de que la carrera está empezando: Frank está cantando. Así que nena, empieza a mover el cuerpo aunque lo tengas petrificado!

10:55h Empieza el mambo! GO!

Encaramos el mítico Verrazano-Narrows bridge, sabía que era en subida, pero Madre del Amor Hermoso! Como pica para empezar así en frío, y nunca mejor dicho. Voy subiendo a 7 constante y muy cómoda así que voy sonriendo y feliz, a pesar del fuerte viento que te desplaza, y que como está todo abarrotado de corredores, es bastante incómodo. El puente tiene forma de v invertida y une Staten Island con Brooklyn, son casi 2 millas de puente.

Pues bien, poco después de llegar al punto más alto, al empezar a bajar y a soltar piernas, la periostitis empieza a atacar. Intento no pensar pero sigue doliendo, mucho. Hasta el punto que decido caminar y ni caminando en bajada se pasa. Me veo en medio del puente parada estirando, llorando a moco tendido pensando que no puede ser posible, no me puede estar pasando esto. Estoy en el maratón de NY y ahora mismo no puedo dar un paso.

IMG_7420

Sigo estirando, me pongo muy nerviosa y decido ponerme a caminar y me digo, camina, a ver si se pasa y si no se pasa pues tiras hasta que te echen, pero tu de aquí no sales.

IMG_7421

Al terminar el puente y llegar a Bay Ridge en Brooklyn, intento correr de nuevo, pero el dolor no se va. Vuelvo a caminar, llorando y mirando hacia atrás. La calle es muy ancha y los edificios muy bajos, así que no nos protege del fuerte viento, que sigue desplazando lateralmente. Por suerte hay tanta gente que ni siquiera se ve el final de la carrera. Este primer tramo de Brooklyn, la calle 92  no está excesivamente animada y todavía las 3 salidas vamos por caminos diferentes: unos por el carril izquierdo del puente, otros por el derecho, y los terceros por debajo del puente.

IMG_7423

Y así transcurren los 5 primeros kilómetros, los más largos de la historia porque si mal no recuerdo fueron 44 minutos hasta llegar a la 4 ave de Brooklyn. Los más largos de la historia, hasta ese momento, claro. En el avituallamiento se me ocurrió una idea de bombero: pedí permiso para apoyar la pierna en una mesa y tirarme dos o tres vasos de agua helada por encima. Y bueno, parece que funcionó!

Más animada empecé a correr y pude seguir hasta el km 10 sin parar, haciendo el siguiente parcial en 36′.  5 kilómetros en línea recta en ligero sube-baja por la misma 4 avenida, con el viento dando por saco pero parece que va dando treguas. La verdad es que aunque había mucha animación, es un poco aburrido todo el rato en línea recta. Entre el viento frío, los nervios y el mal rato pasado no acababa de encontrarme a gusto.

Llegando al 10 aparentemente recuperada,  se empieza a notar más animación en la calle, no en vano nos estamos adentrando el corazón de Brooklyn.

IMG_7431

IMG_7443

IMG_7439

Del kilómetro 10 al 15 creo que fue el mejor parcial de toda la carrera, en todos los sentidos. Había salido el sol y aunque no podía prescindir del gorro, si empezaba a sobrarme el cortavientos, la calle se estrecha y las 3 olas se unen por tanto, el viento da tregua; me encontraba bien de piernas y fresca y sin duda es el mejor tramo de animación, Lafayette Avenue. Y para muestra un botón, discupad el movimiento de cámara, es lo que tiene grabar corriendo :) La calle sube pero la gente te lleva! El mejor recuerdo, el rato en el que disfruté como una enana.

IMG_7450

IMG_7453

A partir del kilómetro 15 y hasta casi el medio maratón, la carrera transcurre por el Brooklyn más moderno, Williamsburg, en concreto lo atraviesa por Bedford Avenue hasta dejarnos a las puertas de Queens.

IMG_7455

IMG_7460

IMG_7462

Como podéis ver, gran animación y la clásica estampa que siempre nos encontramos los corredores del último cajón en los avituallamientos, el campo de minas. Los avituallamientos son una pasada, a dos lados, con multitud de voluntarios envueltos en chubasqueros verdes, hay un primer grupo que te ofrecen vaso en mano y gritan: Gueitoureid, Gueitoureid ( Gatorade) y al siguiente grupo, todos gritan: Guara, guara (Water). Muy organizado y voluminoso todo.

IMG_7465

Y arropados por los modernos de Williamsburg, que mientras los veía, algunos sentados en las escaleras de casa en grupo tocando incluso con trombón, pensaba: modernos de Barcelona, estáis a años luz de la modernidad jajaja, entramos en Queens.

Voy mirando el reloj aunque hace muchos kilómetros que me he olvidado de marca ni objetivo ni nada, ahora estoy bien así que vamos a seguir así, mientras dure.

IMG_7466

Y paso por el kilómetro 20 y se acerca el punto del medio maratón. Por ahora parece que el viento es sólo un mal recuerdo. Inocente.

El arco de la media maratón está en el pie de otro puente, con el que no contaba pues pensaba que no había ninguno hasta el temido QueensBoro Bridge en el km 24. Se trata del Pulaski Bridge, un puente que te introduce en Long Island (Queens) y no es nada despreciable, al loro con la elevación así gratuita. Después de venir de un tramo relativamente sencillo en cuanto a elevación y a cubierto, te plantas en otro puente en V, descubierto. Y el viento no se había ido, no. Sólo nos estaba esperando con ganas en el siguiente puente.

IMG_7472

IMG_7474

IMG_7476

IMG_7479

IMG_7480

Vuelve el viento, vuelve el frío y por primera vez en la vida, la periostitis vuelve! No me lo puedo creer, pero si llevo 21 km. Supongo que volví a coger frío, no se. Al terminar el puente, tuve que parar al baño con cola incluida y aproveché para colocarme el cortavientos de nuevo, esta vez por debajo de las camisetas.

Atravesamos la última parte de Queens, Vernon Boulevard, y nos dirigimos al QueensBoro Bridge. Voy mal otra vez, he perdido el ritmo y el último puente me ha fundido los tibiales.

IMG_7486

IMG_7487

Antes de entrar al puente, los voluntarios del avituallamiento nos gritan: coged, coged que es el último avituallamiento antes del puente. Eso me mosquea. Y de repente, entramos al puente y resulta que no vamos por arriba, esta vez, por dentro. Buf. Poco se habla de los puentes de Nueva York, esos son los auténticos hombres del mazo. Todos suben, sin un alma animando, ni avituallamiento, ni nada, sólo tu y el viento. Y tu hombre del mazo saludando.

IMG_7488

Una milla y media, dos kilómetros y medio por dentro de ese agujero, en subida y con el viento concentrado entre los ventanales. Ahí si me dije, que sea lo que Dios quiera, ya me da igual todo, sólo quiero llegar. Sales del puente por una especie de salida en caracol, con lo cual de golpe te embalas y apareces en la Avenida 1. La larga, ancha y fría, avenida 1. Durante 4 millas. Del kilómetro 26 al 32. Lo que viene a ser, el murito. El cuarto, por lo menos.

IMG_7497

Este tramo del Upper West Side es uno de los más duros para mí,  pero también tengo recuerdos muy bonitos del mismo. Todo el mundo es choca-manitas: jóvenes, viejos, niños, padres… todos ponen las manitas. Niños repartiendo fruta. Se acercó un niño a ofrecerme un plátano que me vino como agua de mayo y se lo cogí super agradecida, pues el niño se fue gritando y saltando todo emocionado, contándole a su madre que se lo habían cogido.

Segundo recuerdo para siempre, llegando ya a la parte superior, en Harlem, un coro cantando The Eye of The Tiger, piel de gallina. No pude evitar grabarlo. En ese momento iba ultrajodida.

Y el tercero, en mi hundimiento total, arrastrándome como una gusana, el viento otra vez a tope y como ya no había sol, estaba helado. Iba tiritando y con los dientes rechinando, quizás debería haber abandonado, pero no hemos hecho tantos kilómetros, entrenando y volando para darnos la vuelta en el 30. NO. En ese momento, se me acerca un anciano negro, de película de Harlem de verdad, se pone a caminar a mi lado, me tiende el brazo y me pregunta si necesito algo, si quiero agua con una sonrisa amable que de verdad, me llegó al corazón. Me eché a llorar y le dije que muchas gracias, que estaba bien, que sólo era el frío y que lo único que necesitaba era llegar a meta. La maratón es también estos momentos, que se te quedan grabados a fuego mucho más que el sufrimiento. El sufrimiento se olvida, pero el que te tiende la mano en un momento así, se queda para siempre.

Llegando al Bronx siento que ya no puedo más. Un amigo me dijo que si me encontraba muy jodida, no dudara en llamar. Me sentía muy sola y desesperada, así que le envié un SMS con una palabra: Llama. Y llamó, en ese momento, solté sapos y culebras, lloré, me desahogué en voz alta e incluso llegué a decir, a tomar por saco NYC, que no valía la pena tanto sufrir, que si no estaba hipotérmica, poco me faltaba. Me calmó, dio ánimos, y me dijo la frase mágica: ‘va, tranquila, que aún puedes conseguirlo’. Y yo: qué?? el qué? si voy a terminar por mis webs. ‘Hacerla por debajo de las 6h’.

En ese momento fue como un jarro de agua helada, más de lo que ya estaba. Qué, qué?? Con todas las penurias, tibiales, vientos y tiritamientos, teniendo en cuenta que iba todo el rato rodeada de gente, se me había ido por completo la olla respecto al tiempo. Cómo voy de pasada? ’12 minutos según la previsión’. Buala no puede seeer, no puede ser. Cuelgo. En marcha, oh que bien, otro puente de m…. en subida. Willis Avenue Bridge. El cuarto en el kim 32, olé. Lo peor es que pensaba que era el último, y aún quedaba otro :(

IMG_7503

Nos metemos en el Bronx y solo voy pensando como leches voy a hacer 10km en el estado de congelamiento, de piernas especialmente, que llevo.

IMG_7504

IMG_7507

En esos momentos sigo hundida en la miseria y sin saber muy bien qué estoy haciendo, sólo pienso que tengo mucho frío y que quiero llegar.

Y llego por fin al último puente, el de la 138 st, como no hemos dejado el viento de lado desde el último puente, es simplemente, más de lo mismo.

IMG_7508

IMG_7511

Atravesado el puente, entramos en Manhattan, y la agonía sigue porque intento apretar pero el cuerpo no me da para más.

IMG_7517

IMG_7516

Y entramos por fin en la 5ª avenida, se me hace eterna, me voy arrastrando hasta el punto que un punto de animación estaban unos djs pinchando Jump Around de House of Pain, con lo que me gusta, en lugar de alegrarme, pasé corriendo y gritando como el niño de Donde residen los monstruos y moviendo los brazos como Phoebe y Rachel en el capítulo que corren como niñas por el parque en Central Park. Desquicie total.

Me digo, Mon, como no llegues pronto, acabas en el psiquiátrico! Así que en cuanto llegamos al Guggenheim, que ni lo ví, pero creo que era justo allí donde entra en el parque me dije: hasta meta y no pares, no pienses y corre lo que puedas porque cuando llegues esto se acabará.

Así que tal y como entré en el parque, no se donde saqué las fuerzas, bueno sí, de ver que ya quedaba poco y de que dentro del parque, a pesar de la montaña rusa de los últimos 3 kilómetros, no soplaba el viento y se estaba más resguardado, me puse a correr. Ni fotos, ni mirar nada, ni coger agua, nada. Modo tunel on de corre, que llegas, corre que llegas, y puedes hacerlo por debajo de las 6h.

Entré por Central Park Sur y cogí la curva de entrada a la salida como si estuviera haciendo series, sólo me faltaba bracear para apartar gente del medio, y cuando encaré la pequeña cuesta final y vi el arco de llegada no me lo podía creer. Crucé la meta en 5h59’22” y tal y como llegué, me paré en seco y me eché a llorar. No se si de rabia, de emoción, de frío o qué. Ni en ese momento una gota de sudar. Temblando recogí la medalla y me hice unas fotos.

Había hasta un fotocall y un montón de fotógrafos. Un chico con una cámara de video me preguntó si podía contestar a unas preguntas, que estaba rodando un documental. Estaba tan aturdida que le dije si, vale y cuando me preguntó qué tal me ha ido, me puse a explicarle lo dura que había sido entre lágrimas jajajaja.

Al cabo de unos metros  me dan la bolsa con el avituallamiento, estos yankies saben mucho de organización pero de nutrición está claro que no. Una barrita powerbar como una piedra y una manzana. Me comí la manzana y bebí un poco de agua.

Otra de las elecciones que debes hacer 6 meses antes de correr, además del modo de transporte a la salida, es cómo vas a gestionar el tema llegada. Hay dos opciones:

1. Dejar tus cosas en el guardarropa en Staten Island y ellos te lo llevan a Central Park

2. No dejar nada y en la llegada te dan un poncho muy calentito y molón.

Si estás alojado en Manhattan, en mi opinión,  la opción 2 es sin duda ‘la opción’. El guardarropa cierra mucho antes de tu salida, por lo tanto te tienes que llevar ropa vieja igualmente para aguantar hasta la salida. Además en meta, los del poncho salen antes. Yo escogí está opción y tardé más de media hora en conseguir el poncho y abandonar el recinto. No quiero pensar cuanto tardaron los pobres del guardarropa pero la organización ya te dice que de 45′ a una hora.

Caminando como las muñecas de famosa, no por los dolores sino por el frío, envuelta en la manta térmica que nos habían dado nada más cruzar la meta, no veo el final a la agonía. Creo que este momento final hasta llegar al hotel me ha marcado bastante, y de hecho hace que tenga un recuerdo de la llegada, agridulce. Tras haber transcurrido más de media hora desde que crucé meta, consigo que me den el ansiado poncho, muy calentito la verdad. Pero yo sigo llorando sin parar. La gente me pregunta si estoy bien, y les digo que si, que sólo tengo frío y no puedo parar de llorar. Por un momento me planteo entrar al hospital de campaña para que me den algo porque no es normal estar como estoy. Al final me digo, tira o no llegarás nunca al hotel.

Y tras el maratón para llegar a Staten Island, el maratón por las calles de Nueva York, llega el maratón para llegar al hotel. Manhattan colapsado, ni un taxi libre. No tengo ni idea de donde está el metro y no se ni dónde ir. Voy envuelta con la manta términa en los pies y el poncho por arriba, vamos que parezco un plátano azul caminando con pasitos encorvada tiritando y llorando. La pena. Ahora me rio de la imagen, pero creo que en pocos momentos de mi vida me he sentido más perdida y desesperada. Les pregunté a unos polis donde quedaba el metro y aunque no estaba muy cerca ( en términos relativos de alguien que acaba de hacer 42km y lleva 10h en el rollo este) no ví otra salida.  Y cosas del karma, que debía de dar mucha pena, me meto por una calle que no estaba demasiado transitada y veo un taxi libre. No me lo podía creer!! entré y entre lágrimas le dí la dirección al conductor, que flipaba con mis pintas hasta que le expliqué que venía de correr el maratón, que estaba congelada y que me había salvado la vida.

Y así, dos horas después de cruzar la meta, llegué al hotel, me metí en la ducha con el caliente a tope, cero de fría, me comí una pizza y me fuí a dormir.

Me ha costado mucho escribir esta crónica, la que más sin duda porque he de reconocer que me dejó un poco de trauma la situación vivida. Desde luego no la olvidaré, y a pesar de los malos momentos, me guardo muy buenos recuerdos y no me arrepiento de nada. A fin de cuentas es un maratón, y un maratón nunca se olvida. Pero las ilusiones, alegrías, lloros, fuerza,  semanas, meses de entreno, preparación, fisio, miedos, esfuerzo, sacrificio, nervios… todo, se lo llevó el viento.

No puedo más que agradecer a todos los que estuvisteis tanto los días previos como esa tarde de domingo pegados al ordenador, a la app de la maratón, al whatsap etc. siguiendo mis peripecias, sufriendo y emocionándoos; no sentí sola en ningún momento porque vuestros mensajes, tuits, wasaps y demás hicieron que me sintiera muy arropada.

Se qué muchos escribisteis y no lo pude ver con la petada del iphone, que el maratón también le pasó factura, así que perdí todos los whatasps de ese día y los sms :( pero si quiero dar gracias en especial a Raul, por estar ahí con serenidad y ese toque mágico de ‘te pasas 12 minutos’; a mis sisters Anabel, Sara y Anita;  mis madrileñas Helen y Geles; mis BC Team, especialmente la sección Flipatleta Lanzarote y misters!: Carol, Pilar, Tamara, David, Roger, Jose, Pablet, Mariano, Angel, Carolina, Sandra, Jesús, Joan, Jordi y Jess; a mis compis del Club Atletismo Barbastro, a mis Barbastrenses por el mundo,  a  mis Gambiteros que por una vez no centraron el tema en comidas, chefs y gastrofrikadas y lo vivieron a tope;  mis compis de proyecto, que estaban implantando un hito superimportante sin quitar el ojo a la app; a mis hermanos cerbunos; a mis tuiteros favoritos (@dabitjg @Premarathon, @sosakurunner, @novatillototal y @contadordekm) y sobre todo mi hermano Jorge, que iba retransmitiendo en modo radio patio a mis padres desde Gijón. Y por su puesto a mis padres, que aún alucinan cada vez que su hija les dice…me voy a correr en… y no dejan de creer en ella y apoyarla.

Mil gracias a tod@s!

Anuncios

13 comentarios en “Lo que el viento se llevó: Maratón de Nueva York 2014

  1. Que angustia de relato. Esto sí que ha sido un maratón sufrido pero con la felicidad de llegar a meta. Enhorabuena, valiente!!!
    (Tiene narices que este cúmulo de adversidades tengan que sucederte precisamente en Nueva York; con la cantidad de maratones que hay)

    • Muchas gracias! La verdad es que esa es lo que me machaba la cabeza todo el rato! Por qué por qué aquí y todo de golpe! 😔 Pero bueno, hecho está y ya sólo me quedo con lo bueno 😄

    • Bueno Pablo, lo primero, enhorabuena!!! Me alegro mucho de que pudieras conseguirlo ( a pesar de los dolores… Se lo que se siente! Jeje) y me alegro de que mi experiencia te sirviera un poquito! Muy chulo el video, hasta 4th ave de Brklyn ha sido guay porque no lo conocía, yo fuí por arriba y por el camino naranja ya hasta allí no se juntaban). Cuando te ibas acercando a QueensBB me ha cambiado la cara de mordor,mordor!! Y en la meta…piel de gallina! Muchas felicidades finisher!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s