Cursa de Bombers de Lleida: más recortadores que en la Maestranza

Ya tenía mono de carrera otra vez, han pasado 3 semanas desde la Marató de Barcelona y ya estaba con las ganas de ponerme de nuevo en un cajón. La semana posterior a la Marató  fue de descanso total y absoluto, la segunda semana tocó volver a empezar, poco a poco y de forma progresiva. Desde el día de la carrera estuve arrastrando unas molestias en el pie izquierdo y en el abductor. Nada que no curase un poco de descanso. Pero como una no se puede estar quietecita, pues digamos que, aunque el pie se curó, el abductor fue a peor, hasta el punto de parar de correr y poner en riesgo la participación en la Cursa de Bombers de Lleida.

IMG_1118

Será porque nací allí, será porque nos apuntamos con las chicas del Club Atletismo Barbastro y ya que normalmente no puedo desplazarme a las carreras con ellos, pues esta era una ocasión ideal, será por los bomberos…no se, pero me hacía mucha ilusión correrla.

El sábado al ir de Barcelona  a Barbastro entré a recoger mi dorsal y los de algunos compañeros del club, menuda Feria del Corredor más bien organizada, a pesar de ir a una de las peores horas para recoger un dorsal (sábado mediodía) cero colas, todo super bien  y preparado para el día siguiente, hasta la salida!

IMG_1108

La camiseta muy chula y algunas cositas en la bolsa del corredor, hacía muchas carreras que no venían ‘regalitos’ ;)

IMG_1117

Así pues, el domingo por la mañana con la incertidumbre casi cierta de correr o correr, nos bajamos a Lleida Pachi, Lucia y yo. En el pabellón nos encontramos con el resto del CAB: las hermanas Pilar y Elena Albar, Rafa, Javi y más barbastrenses… y que alegría encontrarme con Oscar, mi compi de la Bolsa del Corredor que esta vez venia ‘de guardia’ ;)

Tras unos minutos de calentamiento y constatación de que, efectivamente se trataba de una carrera de Bomberos…

IMG_1130

… Lucia y yo nos dirigimos al cajón de salida. Menudo ambientazo. Otra vez estamos aquí. Ya lo echaba de menos! No sabía si aguantaría ni si acabaría, así que esta vez estaba muy tranquila, con intentarlo era suficiente. No esperéis crónica épica que no, creo que ya he cubierto el cupo del año jejeje.

IMG_1131

Salimos, y me pongo a ritmo chino- chano, poco a poco. Me molestaba  un poco el abductor pero era soportable. Había leído que marcaban cada kilómetro con arcos hinchables…y era verdad! Creo que es una de las cosas que más me gustó, se me hizo super corta, además de que como se veían de lejos, venía fenomenal como referencia.

La carrera fue tranquila, por primera vez corrí como debe hacerse, empezando más lenta y terminando más rápida. Buenas sensaciones según iban pasando los kilómetros, las piernas se me iban solas y no paraba de adelantar gente sin forzar. Del abductor ni rastro.

Lo único que no me gustó de la carrera fue el hecho de ir sola en muchos tramos, si tramos, no metrillos, mientras el resto de corredores iban 3 metros más adentro por encima de la acera.

Vi recortes por encima de mis posibilidades. Ya lo dije en un tuit, @runerenfurecido se habría puesto rojo y la cara se le habría salido del marco de la foto. Algo impresionante, es que ni fuerzas de gritar porque al final, estaba sola. Incluso en un momento al principio, en un recorte grupal bestial pasé a quedarme casi de los últimos. Sinceramente no creo que toda esa gente será una #runnerdemierda, creo que seguían a la masa y ya está. No pueden ser tantos. No puede ser la mayoría.  Cuando estás corriendo en bloque como van los rápidos, quizás se note mejor quien lo hace por ‘morro’, pero cuando los grupos son de 10-20 personas mas o menos dispersos y todos se van por allí…es un poco desolador. Hacía todas las curvas por la calzada con la esperanza de que alguno de los que iban alrededor me siguiera por debajo. Nada.

Iba constantemente dudando del recorrido, es más,  durante 100 metros fui por un paseo que no tocaba,  no me di cuenta porque en ese momento pasamos de un trozo peatonal al paseo en bloque, y fue al ir a girar que vi el cono abajo e inmediatamente  me bajé. La gente me miraba como diciendo pero donde va ésta a dar la vuelta! y yo sintiéndome fatal… Que conste que fue en linea recta y me desplacé hacia atrás un poco para hacer el giro completo desde abajo :)

En otro momento le pregunté a un guardia urbano  que por dónde era, en modo irónico para que lo oyeran el grupo de más de 20 que cruzaron  literalmente una rambla en diagonal, mientras yo me iba siguiendo el recorrido en línea recta para girar después. Respuesta del policía con una sonrisa de oreja a oreja: por donde quieras niña!  Mon cierra el pico que lleva pipa. Le miré con cara de flipe y seguí. Así no vamos bien. Pero me da a mi que el género ‘recortador’ es una especie ‘desconocida’ en la terra ferma. Los voluntarios o urbanos de Barcelona increpan o al menos les miran mal. Allí no, allí sonrisas, aplausos y ole campeolón. Campaña Be a Legal Runner  en Lleida ya!

Y así los 10k, increíble  En algún momento antes de llegar al 7, iban un chico y dos chicas más o menos conmigo y cuando llegó la hora de girar, se subieron, y ale, me sacaron en pocos  segundos unos 15-20 m. Así que ya harta de quedarme atrás les grité: los 10k se hacen por la calle, no por la acera! eh! – Cri Cri Cri -. De todas formas de poco les sirvió porque al poco les volví a coger y en el avituallamiento los dejé atrás definitivamente. Ya ves, para qué. Por eso creo que en el último cajón los recortadores son ignorantes o vagos, no van a hacer marca. En fin.

Sin darme cuenta,  llegué a meta muy bien, fresca y sin forzar, y la verdad es que fue un momento muy guay, choque de manos tradicional al gran speaker Alberto Montenegro y nada más cruzar meta, la alegría de ver que  la Bolsa siempre está conmigo!  gran abrazo con Oscar Roche, como en casa, vamos jejeje. Eso sí, eché de menos las chaquetas rojas saltarinas  bolsianas, la cámara del gemelo  y el grito de  ‘vamos Mon’ de David 500m antes de llegar a meta ;P. El año que viene me los traigo a tod@s.

Cada vez estoy más convencida de que a parte de la satisfacción personal por ir sumando retos y superando adversidades, para mi es super importante compartirlos con gente que aprecias, y la verdad es que he tenido la suerte, tanto con la gente del Club Atletismo Barbastro como con los compañeros de la Bolsa del Corredor, de encontrarme personas maravillosas que contribuyen a que las carreras no sean sólo carreras sino sitios donde quiero estar los domingos por la mañana rodeada de gente que me hace feliz haciendo algo que me hace feliz.

Estoy muy destrozada del abductor y casi no puedo andar sin apoyo, fue parar y empezar a doler a fuego, pero me da igual, porque la mañana de la carrera de Bomberos de Lleida fue una mañana estupenda. Así que lesionada, pero feliz.

San Silvestre…en casa

Ha pasado un poco más de un año desde que un día de noviembre, se me metió entre ceja y ceja la idea de empezar a correr con el objetivo de terminar la Maratón de Barcelona. Quizás debería haber empezado a escribir estas letras hace un año, sin embargo, fue un camino que quise hacer sola. Que tenía que hacer sola. En algún momento escribiré un post sobre ese camino, pero ahora, no toca.

Así, tras correr por segundo año consecutivo la San Silvestre de Barbastro, mi pueblo, he decidido, aprovechando la coyuntura del cambio de año y esas cosas, empezar con la segunda vuelta al ruedo.

Hace ya unos meses que empecé a formar parte del Club Atletismo Barbastro y decidí  implicarme en la medida de lo posible ( hace varios años que no resido allí de forma habitual) , además de participar en las carreras. Por una sencilla razón: me encanta como hacen las cosas, la filosofía del club, donde tiene sitio todo el mundo,  desde los máquinas rompe-cronos hasta las tortugas como yo, donde se anima desde el primero al último… con muchas ganas y mucha ilusión. Y porque las cosas se hacen con mucho cariño, por amor al atletismo y al deporte en general.

Tras la experiencia inolvidable  como voluntaria en la Media Maratón del Somontano del pasado 22 de septiembre, y a pesar de que iba a correr la San Silvestre en esta ocasión, me ofrecí para echar un mano con la entrega de dorsales en las horas previas a las competiciones infantiles y absoluta. Y no es un acto altruista en absoluto, lo reconozco, es que me encanta hacerlo, me gusta sentirme útil. Además me lo paso muy bien y me emociona vivir las horas previas ‘desde dentro’, aprender de la experiencia de los miembros del club, sobre todo de los más veteranos, además de disfrutar de su compañía porque son unas personas encantadoras, por tanto, es casi un acto egoísta!.

Así que  a las 16,30h de la tarde me planté en la carpa del Club con mi amiga Sara  ( desde aquí quiero agradecerle la gran ayuda que nos prestó)  y aunque no levanté la cabeza  de la lista de inscritos y de los tacos de dorsales, durante    más de dos horas, perdí totalmente la noción del tiempo.

IMG_9849[1]

Con la adrenalina a tope, si adrenalina cuando todos los corredores aparecen a última hora a recoger sus dorsales y de repente ves una avalancha de gente delante  ‘cantando’ sus números de dorsal (algunos despistados sus apellidos) y conseguir tacharlo de la lista, buscar el chip, dorsal y dar aguinaldo a 20 minutos del inicio de la carrera puede ser un poco estresante si,  pero estábamos muy bien coordinados cada uno en su función jeje.  Además era la primera San Silvestre que se controlaba  mediante chip, y mientras estás en esa vorágine, repasas las últimas incidencias con los chips y te das cuenta que tú  eres una de los empanad@s que se han inscrito con año de nacimiento…2012

De repente quedaban sólo 10 minutos para el inicio de la carrera y ni calentar ni estirar ni nada…el ambiente previo era tan…alucinante..la mayoría de la gente iba disfrazada y había un espíritu  superfestivo ( es muy triste que te adelante gente que va vestida de árbol de Navidad o con un niño Jesús en los brazos jeje)…a duras penas me dio tiempo de encontrar a mis amigos en la salida. Reyes, Nuri, David y Miguel  estaban situados al inicio y realmente era imposible adelantarse, así que por suerte encontré al segundo grupo detrás y salimos  juntos Carol, Jose, Javi y yo. Sonó el ‘disparo’ y la marabunta de papanoeles, uvas, vacas, belenes, pastores, Reyes Magos, renos..salió disparada,  si, dis-pa-ra-da porque señores, la San Silvestre de Barbastro, en mi humilde y novata opinión, es una pachanga por el ambiente, pero no lo es en absoluto por el nivel de los corredores.

El circuito este año era nuevo, dos vueltas de 2,5 km ( mucho más agradecido que las 4 vueltas del año pasado en mi opinión)…y no es precisamente plano ( en Barbastro, no hay nada plano),  desde el punto de vista de alguien como yo acostumbrada a correr a nivel del mar. Un grado de temperatura y 96% de humedad…nadie sobrepasó los 35 minutos en una carrera de 5 kilómetros. A mi me parece nivel.

Unas horas antes mi amigo Javi se decidió a correr, nuestra amiga Pili se lesionó la rodilla (ánimo Pili, pronto estarás de nuevo correteando) y le cedió su dorsal. Por  la mañana no estaba seguro porque no tenía bien la rodilla y llevaba meses sin correr…para animarlo, le dijimos  que fuera  tranquilo, que es una fiesta que lo más importante es disfrutar y que ya iríamos poco a poco. Pero pensé: va a flipar. Porque yo el año pasado  flipé  mucho del nivel …y después de la carrera, él hizo exactamente esta reflexión. En Barbastro, la gente corre mucho jeje.

Volviendo a la carrera, salimos los cuatro juntos pero en medio de la estampida me despisté un momento y los perdí, pensé que me había quedado atrás, así que me dije, bueno vamos tirando al ritmo, aunque era un poco difícil controlarse, ya que como comentaba,  la gente salió disparada y es inevitable…te arrastran…te arrastran hasta el punto de verte en un momento rodeada de uvas con pelucas y no ver ni por donde pisas, hasta que tu pie machaca un cono separador  contra el suelo …el circuito estaba dividido en dos sentidos pero  la gente invadió los dos carriles…como cabras locas, pero muy divertido.

Me iba cruzando con gente, saludando, y saludando a los que estaban animando, es una pasada cuando las caras que animan son casi todas conocidas…pero yo no me encontraba bien, salí  muy ‘Patxi’ de manga corta, con la camiseta de la Bolsa del Corredor y la del CAB encima, y de repente a punto de llegar al km1, miro el crono: 4.22′ y me digo…pero dónde vas loca! .

Las manos…congeladas..los brazos..inertes..las piernas como bloques de hielo…llegó la subidita de ‘las huertas’ e inevitablemente bajé mucho el ritmo y a partir de allí ya empecé a  recuperar y coger un ritmo más normal. La verdad es que todo el rato iba dándole vueltas en  la cabeza a la carrera (creo que es la primera que he corrido sin música jeje), pero como no paraba de saludar gente y de ver caras conocidas, sin darme cuenta estaba otra vez en el Coso iniciando la segunda vuelta. Y seguía sin entrar en calor. Fue un día de esos de cabeza total, pero muy raro, porque era como si mi cabeza y mi ánimo fueran por un lado y mi cuerpo por otro…así que  empecé a pensar en mis compañeros de la Bolsa del Corredor, el club con el que entreno desde hace unas  semanas en Barcelona, en lo bien que me lo paso en los duros pero divertidos entrenos de los sábados en la playa,  en las ‘escaleritas’ de Jesús, las rebozadas en la arena, los ejercicios de fuerza con Pilar,  en las series en el parque de la Ciutadella persiguiendo y perdiendo a Jaume…en los marcones que iban a hacer todos en Nassos, en las ‘ordenes’ de Jose Castilla, el entrenador: ‘ tu sal a disfrutar, vamos poco a poco’…y cuando me di cuenta, estaba parando el crono en 31’17”… increíble, congelada y con la cabeza echando humo, supero los 32’47” de la Cursa dels 10 Blaus de mayo.

Me dirijo hacia el avituallamiento a coger el agua y veo a mis padres sonrientes, empiezo a encontrarme con todos mis amigos y poco a poco nos vamos reuniendo… y veo la carita de Reyes, que ha corrido su primera carrera y de la mano de Miguel ha hecho sub 30′ y la abrazo,  a todos, porque estábamos todos  muy felices  por haberlo conseguido. Y yo emocionada porque el año pasado corrimos 4 y este año 8, y veo que poco a poco están cayendo en el vicio y el año que viene seremos 12 …o más!

Lo conseguimos!

Y después de presenciar la entrega de premios y ante los inminente síntomas de congelación, nos fuimos al Café del Coso a ‘rehidratarnos’, que para eso nos lo ganamos!

Feliz 2013!