Más Maratest y menos Mitja Barcelona

Por fin estoy en casa tras una dura semana de trabajo, con viaje intercontinental de por medio, que me ha robado todo el tiempo libre necesario para poder escribir las crónicas de las dos últimas carreras: la Mitja de Barcelona (21,095km) el pasado 17 de febrero  y la Maratest , en Badalona (30km) el pasado domingo 24 de febrero. Dos hitos muy importantes en la preparación de la gran prueba, que en estos momentos el contador marca que quedan  15 días: la Marató de Barcelona.

Son dos carreras que no me han ido bien. Nada bien. A pesar de que en la Mitja bajé 4 minutos mi mejor marca en medio maratón, no tuve la sensación de felicidad total característica del objetivo cumplido. En el caso de la Maratest a nivel marca fue peor, empeoré el registro del año pasado y además, llegué la última. Lo  que aún ahora no me creo, es, cómo pude llegar. Pero bueno, para alguien como yo, la marca precisamente, no es lo más importante. Estoy muy satisfecha por haberlas terminado. Lo que no me ha gustado han sido las sensaciones que he tenido porque me han despertado ciertos miedos de cara al gran día que hasta ahora, gracias a la seguridad que proporciona el  duro entreno, no habían salido a saludar.

Hay cosas que tengo claro que hay  que controlar más sí o sí, la alimentación ( desde hoy se inicia la operación ‘protector de estomago-no mas carreras con dolor’) y el descanso (físico y mental) los días previos. Pero  hay otras que ya sabía y que irremediablemente, no voy a poder controlar. Es muy triste reconocer que al final mi maratón dependerá del día que salga: si no hay sol y una temperatura tirando a baja, quizás pueda mejorar la marca del año pasado. Si hace sol o calor…que sea lo que Dios quiera. Me da mucha rabia, me da rabia infinita no poder hacer algo para que el clima no me afecte tantísimo. Debería pensar que voy a mejorar porque he llevado un entreno infinitamente mejor que el año pasado como ya he comentado en otros posts, pero al final…por pensar eso quizás, he quedado más desilusionada en citas que en realidad, no me han ido tan mal ( que llegué la última, pero el año pasado fui penúltima).

Y esto, es una reflexión, ‘en voz alta’. No una excusa. Las excusas sirven para engañarse a uno mismo o engañar a los demás, y creo que justamente estoy haciendo lo contrario, reconocer mis limitaciones.

No voy a hacer una crónica de lo que fue la Mitja de Barcelona: un cabreo constante. Ni de lo que fue la Maratest: un sufrimiento sin límite ( a día de hoy se ha convertido en mi carrera top de sufrimiento físico y mental y al mismo tiempo en la top de superación de ese sufrimiento, 25kilómetros con la única idea en mente de abandonar y no hacerlo. Y eso cansa, cansa mucho más que la carrera en sí).

Lo que voy a hacer es explicar  cosas que pasan en el ‘último cajón’ y depende de  la Organización, que se lleven mejor…o peor. Y de la honestidad de los demás corredores, también.

Empecemos con las cosas que les pasan a los de atrás cuando la Organización…digamos que le importan más bien poco los corredores y se dedica a saludar con ojos así : €€

Señoras y señores con ustedes: La Mitja de Barcelona.

Se han escrito ‘ríos’ de tuits y posts acerca del precio abusivo de esta carrera. Abusivo porque el precio no compensa ni los servicios ofrecidos ni la bolsa del corredor. La polémica se centró en los días previos y también posteriores en el tema de la ‘camiseta’.  Que si es fea, que si es cutre, que tal  y que Pascual. En mi opinión, la marca  es lo de menos. Hay multitud de carreras en las que las camisetas ni siquiera tienen marca comercial ( de hecho diría que en la mayoría fuera del circuito de ‘multitudinarias’). Que se lo podrían currar un poquito con el diseño, pues sí, pero vamos, que no me parece un tema crítico. Lo que si me parece importante es que, si la camiseta tiene un coste n, además la marca es patrocinadora de la carrera, dado el precio de la inscripción la ecuación en una organización de una carrera, que recordemos cuesta dinero, sería: camiseta low cost + precio alto de la inscripción = mayor margen para ofrecer servicios de calidad. O como mínimo, los mismos servicios a TODOS los que han pagado la inscripción.

Pues no.

Hay que reconocer que las salidas escalonadas es un acierto de cara a evitar aglomeraciones  y posicionar a cada uno en su nivel para no molestar a los demás y salir al ritmo que corresponde. Pero… hay peros:

Entre la primera y la tercera salida hubo 15 minutos de diferencia. El tiempo total para completar la prueba eran 2h 45minutos. De tiempo oficial, desde que se inicia la carrera. Pero claro. Resulta que los que salen en la tercera salida, tienen 15 minutos menos que los de las anteriores. Y justamente es en ese segmento donde más tiempo hace falta para completar el recorrido. Bien. Esto a qué nos lleva, a que el grupo de últimos corredores llegó a meta con el tráfico abierto.

la foto (25)

Qué solución ponemos a este problema? pues en esta carrera, fácil, te inscribes por debajo de 1h30 para salir en al primera  y arreando, así tienes el mismo tiempo que los demás.  Porque no, no validan la marca en la inscripción para asignar los cajones. Y si molestas, pues dos piedras, no? Ahí, fomentando el comportamiento #runnerdemierda.

Luego resulta que los de la tercera salida, que insistimos, han pagado el mismo precio que los de las anteriores, llegan al avituallamiento del km.15, el último antes de meta y el anterior a pasar por la zona del litoral ( al descubierto con sol y viento) y oh, no queda isotónica. Y luego llegan a meta y se han acabado los plátanos.

Este problema no es sólo falta de previsión ¿? y/o  racanería de la organización ( recordemos que la marca de isotónica también forma parte del patrocinio) sino de la proliferación en carreras multitudinarias de #runnersdemierda , piratas que o corren sin dorsal o peor, lo fotocopian, incluso de otras carreras!. El día que le pase algo de verdad a alguno de estos, si que nos vamos a ‘reir’ por hacer el pufo. Corredores piratas, os sentiréis muy realizados por correr sin pagar una carrera como protesta o lo que os de la gana, allá vosotros. Por mi que cada uno haga lo que quiera. Pero recordad que vuestros derechos terminan donde empiezan los de los demás, y en el momento en el que yo me quedo sin avituallamiento porque vosotros  tenéis la cara y la falta de ética y compañerismo  de cogerlo…más vale que no me cruce a ninguno haciéndolo.

De los recortadores es que ya ni voy a hablar, pero  los recortadores de la parte de atrás, que me da a mí que es  más por falta de fuerzas que por hacer marca, deberíais plantearos si merece la pena el sacrificio para engañaos a vosotros mismos de esta manera, porque tú, señora que cruzaste de Rambla del Prim directa a Josep Pla, mirando de reojo la subida y bajada de Diagonal y  me hiciste esquivarte para  seguir recortando por la acera, tú, aunque tengas la medalla colgada con orgullo, tú  NO has finalizado un medio maratón. Allá cada uno y su conciencia.

En resumen, los que van atrás son los que más tiempo necesitan para completar la prueba y más avituallamiento necesitan durante, y sobre todo a la llegada, tras haber corrido durante más de dos horas, son los más perjudicados. Y si la lentitud de muchos corredores es un ‘problema’, pues que validen marcas mínimas y no se llame carrera popular y se llame Campeonato de Atletismo.

Es una pena tener que renunciar a correr el medio maratón de tu ciudad para no sentirte estafado, pero en mi caso, mientras se siga organizando bajo esta filosofía, ya me habéis visto a mi y a mis euros, Mitja Barcelona.

Por contra tenemos la Maratest y su filosofía de organizar una carrera popular, un test para ayudar a los afrontarán el reto de la Maratón de Barcelona con la seguridad que proporciona haber realizado una tirada de 30km como prueba de ritmo, sensaciones e ingesta de geles y avituallamiento. Como el circuito son dos vueltas de 15km, se ofrece la posibilidad de realizar sólo una vuelta con la misma filosofía para dar el salto al medio maratón.

Sólo en la recogida del dorsal ya se respira el ambiente popular. Con los miembros de Corredors.Cat como voluntarios, ya sabes, que esto es otra cosa. El precio de la inscripción es bastante decente para una carrera de 30Km y aunque la bolsa del corredor es a la última,  es decir, camiseta y dorsal, se cubre de sobras con la calidad de servicios que ofrece la prueba. Cuando las cosas se hacen bien, hay cosas de las que ni se habla.

la foto (26)

En la primera vuelta la carrera transcurre de una forma normal. En cuanto llegas a la meta, es cuando empieza el suplicio del lento. La mayoría de la gente que llevabas detrás, se ha quedado en el 15k , así que de repente te ves sola  encarando la segunda vuelta. Hay que tener ganas, muchas ganas para enfrentarte de nuevo a los mismos 15km, esta vez sin gente y con el coche de cierre de carrera detrás de tí.

El año pasado tuve la suerte de iniciar esta parte acompañada por mi amigo Ferran y Oscar, un guardia urbano de Badalona que me acompañó toda la segunda vuelta. El año pasado no iba la última. La chica que iba detrás era la que tenía la ‘presión’ del coche de cierre. Pero este año, esta presión cayó sobre mí. Casualidades de la vida  volví a tener a Oscar ‘escoltándome’. Hay carreras en las que te cierran y ya está, aunque por suerte no es la mayoría, o los voluntarios se van ( …y te pierdes ;), pero en la Maratest no. En la Maratest todos absolutamente todos los voluntarios estaban en el mismo sitio en la segunda vuelta y nadie se movió de su puesto hasta que no pasó la comitiva de cierre, presidida por la que escribe :P.

La verdad es que no tengo más que palabras de agradecimiento para la organización, para la Guardia Urbana de Badalona ( sobre todo a Oscar que se ha tragado los  dos años la segunda vuelta con caladas de moto incluidas  y no sólo despejaba el paso sino que además me animaba), para el coche de cierre, que además de gritarme y animarme, se preocupaban por mi y hasta me ofrecieron geles varias veces. De verdad que para mi esa vuelta fue como una travesía del desierto de principio a fin, pero cuando ves que se vuelcan en apoyarte, la gente te anima ( mención especial a los que te gritan en el km 20: va, que ya lo tienes…pues no, señora, no, que me quedan aun 10km!! jeje), como vas sólo, se ve perfectamente tu dorsal y  todos te llaman por tu nombre, te ‘empujan’ y sigues.

Es bonito cuando se cruzan grupos de ciclistas que te gritan y te animan. No tanto el grupo de ciclistas idiotas que le gritaron a Oscar que me subiera a la moto que así iría más rápido. Iba jodida pero no tanto como para no gritarles a ellos: gilipollas! y seguir corriendo.  Tontos hay en todas partes. Y cuando, al pasar el medio del paseo repleto de gente, oí a un niño pequeño que le decía a su padre: papa, es la última? fue de inicio, como un jarro de agua fría de realidad ( no me había dado cuenta en los últimos 10km jajaja) pero fue un pensamiento de un segundo, porque al  siguiente pensé: si, y? Realmente me daba igual. No es que no me hubiera dado cuenta, es que no pensaba en ello.

 A  menos de dos kilómetros de la llegada casi tengo que abandonar por la fuerza, pero aprendí que control mental sobre el cuerpo, puede ser posible: ahora no, después de lo que has pasado para llegar hasta aquí, ahora no paras.  Y a un kilómetro de meta, tener esperando a compañeros de la Bolsa, que corren contigo y te llevan a meta, es el inicio de la sensación de alegría y la carrera se acaba, pero la dicha no. Y encaras la recta viendo el fin del sufrimiento, por fin, y ves a tus compañeros de la Bolsa del Corredor bajo el arco y de repente, hasta los voluntarios y los speakers te hacen un paseillo…  y entras ‘volando’. Esos últimos metros no los hicieron mis piernas. Me llevasteis vosotros.

Por supuesto no faltó de nada, ni líquido ni sólido, en ninguno de los avituallamientos. Está claro que el volumen de corredores no es comparable con el volumen de corredores de la mitja, donde  no llego la última ni la penúltima, pero no cambio la sensación de buen trato y cuidado de la gente de Maratest por una posición y terminar con un cabreo de aupa. Así que por supuesto, la Maratest 2014, será una cita ineludible.

 Al final, lo que importa … es lo que importa.

Anuncios

20 comentarios en “Más Maratest y menos Mitja Barcelona

  1. A veces pasar este tipo de calamidades se acaban convirtiendo en el mejor entrenamiento y la mayor carga de moral y energía para encarar el siguiente objetivo. De los tropezones aprendemos mil veces más que de las victorias, así que ánimo que seguro que en la Marató todo irá genial.

    saluttttt

  2. Magnífic post. Sempre volem saber què senten els que van davant, però crec que és extraordinari el que descrius. Saber el que senten els que van al darrera, però al darrera de veritat, és descubrir un món desconegut per a la immensa majoria. Moltes felicitats i moltes gràcies per compartir-ho.

  3. Enhorabuena por tus carreras eres un ejemplo a seguir ya ne gustaria ver si el primero( y no es por desmerecer su carrera) aguanta lo que aguantas tu y no se para para dejar a otro aer el ultimo… Animo para la maraton olvida las malas sensaciones y quedate con las buenas seguro que lo consigues, un abrazo de fin de carrera!!!

  4. Molt bo el teu anàlisi de les dues curses. Totalment d’acord amb tu. No et conec però et vaig veure en el tram d’anada i tornada a Montgat. Jo anava en bici donat ànims a a meva dona que també pertany al teu mateix calaix. Tot això que expliques de la mitja deBarceloa ella ho ha viscut també moltes vegades. Felicitats!!

  5. Llego aqui de rebote gracias a Runner Enfurecido y solo puedo decir una cosa, igual de campeon es el que acaba 1º como el que acaba ultimo, el 1º puede que obtenga una victoria en la prueba, pero el que acaba muy jodido obtiene una victoria sobre si mismo.
    Hay que tener los …. muy bien puestos para acabar una prueba de esta magnitud como tu lo has hecho. Bravo!!!

  6. Simplemente decir que la útlima parte la he leído con la piel de gallina. Enhorabuena!!

    Siempre he pensado que quedar de los primeros en una cursa popular tiene mucho mérito, pero ser de los últimos (con sufrimiento y esa fuerza mental para no abandonar) multiplica ese mérito aún más y este post me lo corrobora. Sobre las dos cursas relatadas, coincido al 100%: a la Mitja de BCN no vuelvo, a la MaraTest de cabeza (no sólo por lo descrito, sino tb por su trato en las redes sociales, ha sido perfecto. Si no fuera por haber contactado conmigo por twitter y decirme que habia corredores que por trabajo o lesión vendía su dorsal no la hubiera corrido y no hubiera experimentado que se trata de una de las mejores cursas del calendario).

    A seguir superándose!!!!

    • Muchas gracias Sergio!! pues toda la razón con la respuesta de la organización. Al coincidir en la misma semana las dos carreras y con un viaje de trabajo con posibilidades de coincidir, envié tanto por email como por twitter consultas a ambas organizaciones para preguntar si era posible cambio de titular….Maratest contestó. Mitja…. cri, cri, cri
      Pues eso, que ójala la gente espabile y se dedique a apoyar carreras que se organizan con cariño al corredor y no con tanto cariño a la pela. :)

  7. ¿Por que corro/corremos? Solo con leer tu post creo que cualquiera lo entenderia. Sacrificio, esfuerzo, trabajo, tesón, sufrimiento, compañerismo y finalmente satisfacción por encima de cualquier marca. Adelante!

  8. creo que eres la esencia del corredor que corre por el placer del correr. Nada de modas, nada de tiempitis. Ejemplo para todos. Bravo Mon!
    Saludos desde Buenos Aires!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s